top of page
Buscar

Futuro sostenible a través de estrategias empresariales

El rol clave de las certificaciones ambientales en México  


  • Las certificaciones y bonos emitidos por el gobierno para las empresas que reduzcan sus emisiones se convierten en herramientas clave que impulsan el cuidado medioambiental y el crecimiento empresarial. 

  • Las emisiones de GEI deben reducirse en un rango de 40 a 70% para 2050, de acuerdo con el Quinto Informe de Evaluación del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC) 

  • Las empresas que abordan con tecnologías la medición de sus emisiones de carbono están mejor preparadas para mitigar los riesgos asociados con el cambio climático. 


Según el estudio reciente de IBM, “CEO decision-making in the age of AI”, 42% de los CEO encuestados a nivel global señalan la sostenibilidad ambiental como su principal reto en los próximos tres años; el estudio señala también que están enfrentando presión para adoptar tecnologías de gestión de datos tan eficientes que puedan determinar el desempeño ambiental de cada empresa y buscar alternativas para dar soluciones a los retos que enfrentan las organizaciones que buscan reducir sus emisiones de GEI (gases de efecto invernadero). 

 

El 95% de las organizaciones encuestadas han desarrollado propuestas de ESG (Environmental, Social and Governance) en México: Solo 7% dice haber realizado un progreso significativo hacia sus objetivos y 65% afirma que lucha para administrar una gran cantidad de datos manuales. Así, resulta completamente fundamental aprovechar soluciones tecnológicas de Cleantech enfocadas en la descarbonización, para transformar la capacidad de recopilar, analizar y reportar inventarios de huella de carbono

 

Por otra parte, en línea con su compromiso con el cuidado ambiental y la preservación del medioambiente, el gobierno de México ha implementado instrumentos como el Sistema de Comercio de Emisiones. El cual establece un límite de emisiones para las industrias que superen las 100 mil toneladas de GEI anualmente con el objetivo de prevenir la emisión desmedida de gases contaminantes. Como parte de esta iniciativa, el gobierno pretende emitir bonos en forma de impulsos financieros a aquellas empresas que llevan a cabo actividades de reducción de dióxido de carbono, fomentando así la participación activa de las empresas en la transición hacia una economía baja en carbono. 

 

Los datos respaldan la importancia de este tipo de implementaciones. Según el Quinto Informe de Evaluación del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC), las emisiones de GEI deben reducirse en un rango de 40 a 70% para 2050, en comparación con los niveles de 2010, a fin de limitar el aumento de la temperatura global a 1.5 grados Celsius. Este objetivo solo puede lograrse mediante acciones coordinadas de los sectores público y privado. 

 

El sistema de certificaciones no se limita únicamente a la reducción de emisiones, también busca fomentar la adopción de tecnologías limpias y generar oportunidades económicas a través de nuevos mercados. Esto se traduce en un incentivo adicional para que las empresas inviertan en proyectos sostenibles y adopten prácticas más respetuosas con el medioambiente.

  

En este sentido, el uso de certificaciones y bonos se posiciona como una estrategia efectiva para alcanzar las metas climáticas y avanzar hacia una economía sostenible. La posibilidad de obtener estas herramientas, a través de empresas de Cleantech, no solo promueven la reducción de emisiones, sino que también estimulan la innovación tecnológica y generan nuevas oportunidades económicas en sectores como las energías renovables, la eficiencia energética y la movilidad sostenible. 

  

El uso de certificaciones y bonos representan un incentivo clave para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y promover una economía baja en carbono en México. Empresas como Oxtron desempeñan un papel fundamental al convertirse en aliadas de todo tipo de negocio que les permita obtener la validación de las reducciones de emisiones, brindando la oportunidad de hacer de disminuir el impacto medioambiental de los diferentes procesos empresariales, agregando además, un valor distintivo que puede significar una ventaja competitiva.  

 

Este enfoque no solo busca reducir las emisiones, sino también impulsar la adopción de tecnologías limpias y generar oportunidades económicas a través de nuevos mercados. 

 

El camino hacia una economía baja en carbono presenta desafíos, pero también oportunidades. México cuenta con un gran potencial para liderar esta transición gracias a su riqueza en recursos naturales, su compromiso gubernamental y la participación activa de las empresas. Es fundamental que tanto el sector público como el privado cuenten con tecnologías aliadas de captación y transformación de las emisiones de carbono para impulsar la adopción de prácticas sostenibles y promover una economía resiliente, baja en carbono, que beneficie tanto al medio ambiente como a la sociedad en su conjunto. 

留言


bottom of page